Es, quizás, uno de los castillos más espectaculares no sólo de la provincia gaditana, sino también de toda Andalucía. Declarado como Bien de Interés Cultural en 1985, el castillo de Olvera, de origen árabe, se encuentra situado sobre una roca a 623 metros sobre el nivel del mar, lo que permite divisar desde su parte superior hasta tres provincias diferentes.