Está considerada como una sopa de picadillo contundente, que incluye productos como chorizo o jamón, huevo, pan y hierbabuena. La sopa de Grazalema es un buen exponente de la cocina tradicional gaditana, donde se mezcla desde el clásico cocido hasta el chorizo de las sierras de Grazalema y Ronda, pasando por las rodajas de pan del día anterior. Debido a sus ingredientes, es un plato eminentemente de invierno.