Feria de la Caza de Benalup

Por admin
0 Comentario 1386 veces visto

Aún estás a tiempo de degustar algunas de las grandes delicatessen del campo gaditano, muy en especial de la comarca de La Janda. Hablamos de la carne de caza.

La cita, II Feria de la Caza, se desarrolla hasta mañana en una de las localidades que más sabe de estos exquisitos bocados, Benalup Casas-Viejas, en cuya gastronomía siempre han estado presentes platos, sobre todo tradicionales, elaborados con conejo, perdiz, etc.

Con una programación pensada para todos los públicos, uno de los grandes atractivos de esta feria es su Ruta de la Tapa, en la que participan más de una veintena de establecimientos del municipio, que presentan una oferta variada y sabrosa.

Asimismo, tiene lugar la Copa Andalucía de podenco andaluz y podenco orito español, así como una exposición de taxidermia y arte cinegético, exhibiciones de cetrería, venta de artículos de caza, conciertos, así como una muestra de manetos y podencos en la Alameda.

Organizada por el Ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas con la colaboración del sector hostelero, la Federación Andaluza de Caza y la sociedad federada Malvís, es una excelente oportunidad para degustar productos que en un tiempo no muy lejano fueron de supervivencia y que en estos días, sin olvidar sus raíces, son protagonistas destacados de propuestas más innovadoras.

La joya de la caza menor

Algo rechoncha y de tamaño medio, la perdiz roja (Alectoris rufa) es una de las ilustres habitantes de este territorio de grandes y planas extensiones de tierra que es Benalup-Casas Viejas. Amante de las zonas de cultivo, agrícolas, esta discreta y bella ave de tonos pardos y ojos y patas rojizas encuentra en esta zona de la co - marca de La Janda su hábitat ideal para vivir y criar. Territorio en el que sus rápidos vuelos y característicos andares forman parte de un paisaje al que, además, pone música con sus cloqueos. Ella, su abundancia en tiempos de posguerra y hambre, fue esencial para que los habitantes de la zona pudiesen subsistir, dando lugar a un rico recetario que, por fortuna, aún se conserva y cocina. Es a partir del mes de octubre cuando los co - tos de la zona abren la temporada de caza de una especie que, poco antes, entre finales de abril y principios de mayo, inicia el periodo de reproducción en pequeños nidos que fabrica a ras de suelo. Su alimentación, basada en semillas de plan - tas herbáceas, raíces, hojas y algún que otro artrópodo, y vida en libertad hacen que su carne sea extremadamente sabrosa, además de saludable. Carne magra con un porcentaje de proteínas a las que se le atribuye un importante valor biológico, ya que incluyen aminoácidos esen - ciales. Rica en minerales que favorecen la protección contra enfermedades cardiovasculares y esti - mulan el sistema inmunológico, la perdiz, tal y como se observa en la gastronomía pater - nera, es de gran versatilidad a la hora de ser cocinada. De hecho, se adapta a diferentes preparacio - nes culinarias, algunas tan antiguas como el escabeche, y otras como estofados, cocidos, al horno o rellenas.

Comentar

UA-93008076-1