Palomar de la Breña, el tesoro escondido de Barbate

Por admin
0 Comentario 744 veces visto

A escasos kilómetros de la franja litoral, en el corazón del Parque Natural de La Breña y Marismas del Barbate, se levanta en medio de una espectacular masa de pinares el Palomar de La Breña.

Edificado en el siglo XVIII, esta construcción ubicada en el cortijo La Porquera (Barbate) jugó un papel destacado en las grandes travesías oceánicas, ya que en sus muros anidaban miles de palomas que, entre otras utilidades, tenían la de abastecer de carne a las tripulaciones que ponían rumbo a ‘las Américas’.

 En un aceptable estado de conservación, el Palomar de la Breña es una estructura sin tejado, presidida por un patio central desde el que se distribuyen los anchos y altos (11 metros) muros a través de estrechos pasillos en los que se localizan los nidos.

Una edificación singular, única, que te acercará a historias sorprendentes.

¡A las armas!

Con ser importante su papel como despensa, las palomas torcaces del palomar también desempeñaban un papel sustantivo en el abono de los terrenos, ya que sus deyecciones, llamadas «palominas», contienen nitrógeno y ácido fosfórico, lo que favorecía a cultivos tan exigentes como el tabaco o el cáñamo. Asimismo, su estiércol, una vez batido y extendido en el campo en tiempo de lluvias, evitaba que los cultivos se quemaran. Por otra parte, las palomas contribuían a través de su excremento a la producción de salitre destinada a fabricar pólvora para los fusiles. Todo ello sin olvidar el importante papel que desempeñaban las palomas en la mensajería.

Comentar

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

UA-93008076-1