Se trata de una de las recetas más populares de Olvera, un dulce que históricamente se consumía los Lunes de Quasimodo durante la romería que se celebra en la Ermita de Nuestra Señora de los Remedios el segundo lunes después del domingo de Resurrección. En la actualidad podemos encontrarla a lo largo de todo el año, ya que se elabora también de forma industrial.