VI Feria del Caracol de Bornos

Por admin
0 Comentario 1310 veces visto

FERIA DEL CARACOL (BORNOS)5 al 7 de mayo

A la carbonara, con queso o en salsa, estas son algunas de las innumerables elaboraciones con las que las cocinas de Bornos preparan esas auténticas delicatessen de nuestros campos que son los caracoles. Producto que la semana que viene volverá a desfilar por su ‘alfombra roja’, la Feria del Caracol de Bornos.

Consolidada ya en el calendario gastronómico de la provincia de Cádiz, la Feria del Caracol de Bornos, que cumple su sexta edición, se celebrará del 5 al 7 de mayo y, además, su puesta en escena será en uno de los lugares con mayor encanto de nuestra provincia, en el Castillo Palacio de los Ribera, una auténtica joya de la arquitectura.

Durante estos tres días, los amantes de este tradicional producto de temporada podrán degustar los exquisitos sabores y texturas de un plato que tiene una de sus grandes catedrales en Bornos, donde sus habitantes le hacen honores desde hace años. Caracoles a los que también se sumarán elaboraciones con cabrillas y burgaos.

La Feria del Caracol de Bornos arrancará con una primera jornada en la que los mayores de toda la provincia serán los grandes protagonistas.

Asimismo, además de disfrutar de los caracoles y otros productos de la zona, se desarrollarán numerosas actividades para los más pequeños, que podrán disfrutar de una mini discoteca, ludoteca, pintacaras y sala de lactancia.

Además, ambas jornadas estarán amenizadas con música en directo y, como ya es norma, no faltarán los concursos al mejor plato de caracoles ni las esperadas carreras en que estos moluscos tratarán de desmentir su fama de lentos.

 “Poco a poco ha ido subiendo en calidad y en asistentes”, explica Hugo Palomares, alcalde de Bornos, que cifra entre 300 y 400 kilos los caracoles que consumen en estos tres días de muestra.

 

 

Un producto de toda la vida

Aunque no lo parezca o no tenga el relieve de otros productos de nuestra provincia, el caracol lleva con nosotros, en nuestras cocinas, toda la vida. Tanto es así que se han encontrado restos arqueológicos en los que se ha evidenciado que civilizaciones con gran presencia en nuestro territotio (nos referimos a fenicios y tartesos) ya los consumían, llegando a contar con granjas para su crianza. Como tantos otros productos del campo, los caracoles han formado parte de nuestra dieta siempre, con gran importancia en esas épocas de escasez de alimentos en las que las familias se lanzaban al campo para 'recolectarlos' y elaborarlos en grandes ollas con hierbas tan aromáticas como el tomillo. Exquisitos en todas sus preparaciones, se trata de un bocado muy bajo en grasas y, a su vez, rico en vitaminas y sales minerales. Llegada esta época, es un auténtico reclamo en los bares, ventas y restaurantes de nuestra provincia, con 'templos' del caracol que han adquirido 'fama mundial'.

Comentar

UA-93008076-1